Archive | octubre 2011

Pensar en épocas de aturdimiento


Quizás sí, quizás hoy estamos todos siendo fuente de exceso de estímulos. Quizás tengamos demasiadas preocupaciones. Quizás, incluso, tengamos mucha más información disponible, y capacidad para absorberla.

Ahora, bien. ¿Y sí eso fuera generado voluntariamente por cada uno de nosotros? ¿Y si nosotros mismos estuviéramos atentando contra nuestra propia capacidad de creatividad e innovación?

Todos necesitamos luz para ver, a oscuras no se puede, no tenemos un infrarrojo incorporado de fábrica. Pero cuando la luz es excesiva, nos encandilamos, y vemos menos que antes.

A LA MENTE LE PASA LO MISMO!!! Leer Más…

Anuncios

El vendedor VORAZ


No pocos de los que trabajamos en ventas, tenemos objetivos, metas, números que alcanzar. Pero sí somos pocos los que realmente nos esforzamos en hacer que ese número sea meramente orientativo, transformando la meta en el punto de partida para el real desafío: lograr la mayor superación del mismo.

            Muchas veces, dentro del conjunto de comportamientos de una persona, se observa una relajación al lograr un cometido, sea cual sea, relacionado a cualquier actividad que se trate.

En ventas, esto es muy peligroso.

No hay que ser un erudito para recordar que las ventas que no hacemos nosotros, las hacen otros. El problema reside en saber cuánto es nuestro potencial de venta. Leer Más…

El desafío de la Gen-Y


Una vez, algún jefe que tuve, me enseñó que (desde su punto de vista) el “poder” era “la capacidad de hacer que la gente haga lo que el jefe quiere, creyendo que hacen lo que ellos quieren”.

Casi 10 años después, comprendí que si le aplicaba determinadas modificaciones, podía llegar a ser una definición verdadera.

Por ello, tras buscarle variantes pude concretar una definición que, con un pequeño cambio, se aplicaba más a las formas modernas de encarar el liderazgo.

Lo reformulé como “la capacidad de que la gente haga lo que se debe hacer, mientras hacen las cosas a gusto”.

Tras compartirlo, un colega más antiguo que yo en esto de la vida me dijo:

– “¿A gusto? Cuando yo trabajaba en el banco, estábamos guardados en el sótano toda la noche, procesando créditos… ¡Y en esa época se procesaba a mano! Nada de apretar una letra y sentarse a esperar… ¡Y nadie se quejaba!”

Me quedé mirándolo, y meditando… “Cómo cambiaron las épocas” Leer Más…

A %d blogueros les gusta esto: