Los ingredientes de un líder.


Quizás el liderazgo sea de los temas más tratados en charlas, y capacitaciones, más consultado a los asesores, y más requerido por los empresarios. Pero ¿quién puede reconocer cuándo alguien cuenta con lo necesario?

El liderazgo, como ya se dijo, comienza por uno mismo. El tema está en no caer en la simplicidad de los conceptos de auto ayuda que nos mandan a controlar nuestras emociones, o conocernos interior mente.
Acá vamos a enfocarlo desde el punto de vista de quienes reciben una imagen de otro, y lo adoptan como líder. Para ello, vamos a mencionar algunos factores que suelen ser puestos en tela de juicio consciente o inconscientemente por todos a la hora de adoptar a una persona para ese papel.

Caracter
Muy a menudo (tal vez más veces que las ideales) se suele confundir carácter con temperamento, lo cual suele traer evaluaciones erróneas aparejadas.
El carácter es la capacidad de canalizar energía hacia la consecución de una meta, o desempeño de una actividad, mientras que el temperamento es solamente la forma de exteriirizar una reacción ante un hecho puntual y determinado.
Podemos tener, por ejemplo, una persona de malas reacciones, que suela gritar o enfadarse, pero que sea incapaz de sobreponerse a situaciones adversas, lo cual demuestra una falta de carácter notoria.
Es por eso, que detrás del temperamento, se esconde el carácter, y es ese el factor que realmente se analiza en la elección de un líder. La capacidad de “hacer hacia un rumbo” poniendo lo necesario de sí para llegar.
Un temperamento dominante, puede generar un seguimiento por su misión, comportamiento situado en las antípodas del liderazgo.

Valores
De acuerdo a numerosos estudios, podemos decir que las personas tienen a seguir a aquellos que representan lo que ellos quisieran ser, o aquellos en quienes se sienten identificados.
Partiendo de estom se nos simplifica la explicación de este punto, ya que una persona que contenga, manifieste, defienda, promulgue y profese valores que unifiquen aquellos que sean comunes a un grupo tendrán mayores posibilidades de ser adoptado como líderes.
Quizás el problema que encontremos aquí, es que los valores no son visibles, aunque expresables, y con firmados con la acción.
Esto último será completado en el punto en que toquemos el tema coherencia”.

Identidad
La identidad es el punto en que confluyen dos características que a menudo no confluyen. Lo que mostramod, y los que los demás ven en nosotros.
No es algo permanente, es algo que se va formando y cambiando con el paso del tiempo, y de acuerdo a quiénes nos rodeen. Implica lo que somos, y lo que los otros creen que somos, los motivos por los cuales hacemos, y los que los demás suponen, lo que queremos mostrar y lo que los demás ven.
Es todo aquello con lo que los demás identifican a una persona y que constituye un factor primordial para que un grupo acepte a un integrantes, y posteriormente lo adopte como líder.
Si esa identidad no está íntimamente relacionada a la identidad del grupo como tal (que agrupa a las identidad es individuales), podrán aceptarlo como miembro, pero nunca logrará adeptos.
Lo bueno es que es un factor que, con esfuerzo y conocimiento del grupo, se puede formar.

Coherencia
Este punto viene a reunir en su enunciado a los tres anteriores.
Si un aspirantes a líder o uno ya establecido, no mantiene una concordancia entre lo que otros ven en él, las cosas que piensa, las que hace, las que el grupo necesita, las que expresa, y las que promulga; sumado a que el grupo no observa en él el carácter (no temperamento) necesario y suficiente; y no acompaña sus valores con sus acciones; probablemente nunca alcance o mantenga su posición de liderazgo, ya que perderá esa identificación del resto con él.

Capacidad para mantener las relaciones
Capacidad de relacionarnos, tenemos todos. Somos seres sociales. Hay que tirar por el piso la idea de personas sin esta habilidad, aceptando que no todas las formas de hacerlo son iguales.
Lo importante para un líder es sostener esas relaciones en el tiempo, a pesar de atravesar turbulencias y conflictos, tanto internas como externas, ya sea personales o del grupo que lidera.
La clave está en la capacidad de generar vínculos que inspiren confianza y cooperación, sumado a la capacidad de fortalecerlos, y la disponibilidad que demuestre y reciba de aquellos con quienes se relaciona.
Una vez tendidos los puentes, prevalecerá su accionar para que esos puentes no se rompan, ya que el único efecto que causarán será un gasto de energía para recontruirlos.

Cintura situacional
La habilidad para adaptarse a situaciones cambiantes, y dar una respuesta segura y efectiva, incluye mucho en la imagen que el grupo tenga de un líder.
“En pileta nadan muchos, en el río algunos menos, y en contra de la corriente sólo unos pocos.” Decía un jefe que tuve alguna vez.
Esa capacidad de seguir nadando y siempre llegar a la costa, es la que todo grupo espera de un líder.
Si las cosas cambian, sabrá que hacer, pero para ello es necesario conocer, saber analizar, y estar atento.

Habilidades, capacidades y experiencia.
Es el ultimo punto, y a mi entender el menos importante, porque no tratamos a un jefe en este artículo, sino que describimos a un líder.
Muchos creen que por tener una de éstas cualidades, el liderazgo está asegurado. Se equivocan.
Son aspectos que se reconocen y valorqn, pero que (salvo que se demuestre lo contrario) no ayudan al grupo en más que en la ejecución de las tareas.
Todos los grupos tienen un “capaz” en sus filas, pero muchas veces pasa desapercibido como persona.
Ejemplos: el mas estudioso de un curso, el mejor contador, el mejor administrativo, el más habilidoso de un equipo, etc.
Estos atributos ayudarán a fortalecer la imagen de un líder, le darán más validez a sus decisiones y análisis, pero sin estas igualmente puede llegar a adoptar ese papel.

Entonces es verdad, el liderazgo comienza por uno mismo, pero no en “cómo me lidero” sino en “cómo el grupo me recibe”.
El conocimiento personal ayudará a reconocer cuáles de estas características reunimos, y a explotarlas mejor en función de darle al grupo lo que el grupo requiere de su “capitán”.

Anuncios

About Lic. Jorge Asad Elías

Lic. en Administración, orientado durante toda su vida laboral a especializarse en ventas, negociación, comercialización, y liderazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: