Invertir la Pirámide para vencer a la Gravedad.


En una idea básica de la pirámide organizacional, hemos de observar que las ideas, para llegar a los niveles superiores, tienen que recorrer un camino determinado. Mientras más arriba esté un nivel en una pirámide, menor será el trayecto que sus ideas, comentarios o sugerencias deban realizar.

El principal problema en las empresas con pensamientos clásicos no orientadas a la participación de los empleados, es que cada propuesta de un nivel, depende de la capacidad, voluntad, o posibilidad del nivel superior para transmitir, ya que éste será el encargado de “re-impulsar” la idea para que siga subiendo.

Es decir que una muy buena idea, puede morir antes de llegar a quien tiene competencia para analizarla y decidir sobre ella, simplemente por no llegar a los oídos correctos.

GRAFICO Nº1

(clic para ampliar)

                A la falta de capacidad, voluntad o posibilidad de re-transmitir, le llamaremos “Fuerza de Gravedad” de cada nivel, ya que es la que atenta contra la posibilidad de las ideas, de seguir elevándose dentro de la pirámide. Por consiguiente, a la suma de las mismas le llamaremos “Fuerza de Gravedad Organizacional”.

En definitiva, la “Fuerza de Gravedad Organizacional”, está representada por todos los impedimentos intencionales, burocráticos o accidentales que hacen que una idea vea afectada negativamente su posibilidad de re-transmisión en orden ascendente dentro de la organización.

Entonces, una idea que surge con la misma fuerza que en el GRÁFICO Nº1, verá cortado antes su camino al agregar las diferentes “Fuerzas de Gravedad” de cada nivel.

Las flechas del GRÁFICO Nº2 son exactamente de la misma longitud que las del anterior, sólo que ahora existe una separación entre niveles, representando cómo los filtros entre niveles que generan las Fuerzas de Gravedad, alarga los caminos.

GRÁFICO Nº2

(clic para ampliar)

                Solucionar este tipo de situaciones no es sencillo, más que nada porque es la savia misma de la organización. Cuando existen este tipo de filtros entre niveles, es porque está arraigado en el ADN, lo cual dificulta su modificación.

Hay acciones básicas por las que se puede empezar para lograr vencer la “Fuerza de Gravedad Organizacional”, y todas apuntan a favorecer las condiciones para el cambio.

  • Demostrar la intención
  • Conversar con los integrantes
  • Llegar a todos los niveles para generar lazos de confianza
  • Estimular la creatividad, y mostrarse predispuesto a recibir opiniones “de quién sea”.
  • Fomentar la participación, la pérdida del miedo a expresarse.

Una vez generadas las condiciones para que cualquier empleado pueda participar, TENEMOS QUE INVERTIR LA PIRÁMIDE.

“Invertir la pirámide” no quiere decir “ceder las funciones estratégicas de decisión y planificación a la mayoría”, sino que se refiere a que sean ellos los que bajen línea, estando arriba en el orden de prioridad para expresarse, de tal forma que la “Fuerza de Gravedad” que antes frenaba sus ideas, ahora “asegure” que las propuestas lleguen.

En el sentido “No gráfico” de la idea, esto requiere:

  • Desarrollar una conciencia dentro de la organización de generación y transmisión de ideas desde y hacia todos los niveles.
  • Generar en cada encargado de sector la capacidad, la iniciativa y la intención de transmitir las propuestas de quienes dependen de él para hacerlo.
  • “Obligarlo” a usar los aspectos desarrollados en el punto anterior
  • Es decir: HACER DEL RE-IMPULSO DE IDEAS, UNA POLÍTICA EMPRESARIAL.

GRÁFICO Nº3

(clic para ampliar)

                Una vez que podamos generar la participación de cada uno de los empleados, y tengamos el circuito “aceitado” en cuanto a la recopilación, agrupamiento, análisis y utilización de los datos, y logramos canalizarlo para mejorar cualquier aspecto organizacional, podremos decir que tenemos una empresa participativa, motivadora, enfocada al cliente interno, creativa, innovadora, moderna, y adaptable.

                Si se logra obtener aunque sea una de las características anteriores, eso dará lugar a pensar que podemos lograrlas a todas, y aplicar el modelo a cada uno de los sectores y actividades.

Para terminar, una vez cerrado un ciclo que puede ser de años, meses o días, o incluso horas¸ cada integrante de la organización debe obtener un feedback con los resultados, las impresiones, los beneficios y la conveniencia de MANTENER LA POLÍTICA EN EL TIEMPO.

Consideraciones finales:

  • Para aplicar esto es necesario que la organización esté preparada para hacerlo.
  • Sin convicción sobre su conveniencia, el destino es el fracaso.
  • Dependerá en gran medida de la capacidad de los “re-impulsores” para generar, agrupar y transmitir datos.
  • Requiere un largo análisis previo para evaluar TODAS las posibles alternativas, de tal forma evitar la mayor cantidad de imprevistos posibles.
Anuncios

About Lic. Jorge Asad Elías

Lic. en Administración, orientado durante toda su vida laboral a especializarse en ventas, negociación, comercialización, y liderazgo.

Trackbacks / Pingbacks

  1. Anónimo - 21 diciembre, 2011
  2. Generar una Empresa Participativa. « Ideas y Gestión - 11 enero, 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: