El fantasma de las “radio pasillo”


Pareciera ser que la “radio pasillo”, como se llama generalmente a los canales de comunicación informales existentes dentro de las empresas, es un mal imposible de erradicar.
Ahora, en la frase anterior hay una premisa que siempre se la da por cierta: que esta modalidad es un “mal”.
Efectivamente, la comunicación informal, suele tener mayores resultados perjudiciales que beneficiosos para las organizaciones. Esto se da, principalmente, porque no hay forma de regular el contenido, la forma, o la veracidad de los mensajes, por la tanto, no se puede controlar.

Las empresas suelen sufrir, por consecuente, con esta modalidad, debido a que la mayoría de los mensajes que se transmiten son contradictorios, contienen insatisfacciones o informaciones que van modificando los rumores de boca en boca, hasta llegar a transmitir datos totalmente desvirtuados de una realidad de dudosa existencia.

La comunicación es esencial en toda empresa para transmitir valores, políticas, objetivos, responsabilidades, es decir: la identidad y las metas organizacionales. Pero cuando la generación  y transmisión de la información queda librada a canales informales, la empresa se arriesga a que el punto de partida sea subjetivo, tendencioso, y no acertado.

Rumores siempre existen, eso es inevitable, pero la comunicación formal, seria, y sistematizada por parte de toda organización ayuda a que no encuentre eco, o al menos limita las posibilidades de reproducción del mismo.

Cuál es la idea?
Si alguien recibe un rumor, puede que lo ponga en la balanza a competir contra la información oficial de la empresa, y decida que no vale la pena continuar con la cadena, lo cual no sucedería si no tuviera un dato formal contra el cual contrastarlo.

Qué debemos hacer?
Fortalecer los canales de comunicación.
Trabajar en función de establecer una cultura de respuesta seria, rápida y formal a las dudas y preocupaciones del personal.
Realizar comunicaciones periódicas de los resultados, los objetivos, las políticas.
Asegurar que cada encargado de sector oficie como repetidora del canal oficial.
Publicar boletines periódicos con información inherente a todas las áreas y sectores.
Resumiendo: Generar y gestionar una cultura en la cual la búsqueda de información remita a cada interesado a las fuentes formalmente destinadas a tales efectos.

Sólo comunicando por el canal oficial, de forma creíble, seria, periódica y responsable, podremos erradicar los canales informales, es decir las “radio pasillo” existentes en toda empresa.

Anuncios

About Lic. Jorge Asad Elías

Lic. en Administración, orientado durante toda su vida laboral a especializarse en ventas, negociación, comercialización, y liderazgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: