Quiero un producto “Fort” o un producto “Tinelli”?


El lanzamiento de un producto al mercado es todo un acontecimiento, pero en ese primer momento tomamos decisiones que serán fundamentales para la vida completa del mismo.

Hay muchos productos que llegan a la mente del consumidor “a la fuerza”, por campañas intensivas de publicidad, haciendo masivo su conocimiento, e incentivando activamente su consumo, llegando a lograr una incorporación inmediata y masiva en el público al que apunta.
El problema aparece cuando el consumidor empieza a exigir un poco más de esos productos, en donde deben aparecer las reinvenciones, las adapabilidades, las capacidades de flexibilización y las renovaciones de propuestas. En ese momento un producto puede fallar.
Estos son los productos “Fort”, que entran al mercado “empujando” el consumo, logrando su incorporación por un accionamiento constante sobre el mismo, mas preocupados en promover el consumo, que la marca en sí, y sin prestar interés en la continuidad a lo largo del tiempo.
Cuando esa “fuerza” empleada, disminuye, el producto desaparece de la mente del consumidor.
Son productos simplemente reemplazables, que ofrecen una satisfacción ilusoria o que dependen constantemente de una inversión fuerte para mantener el consumo, y que al desaparecer, no son añorados.

Por otro lado, hay productos que ingresan en la voluntad de compra por la transmisión de marca, generando un consumo voluntario por parte de los clientes, que perciben en él la posibilidad de experimentar sensaciones, experiencias, sentimientos.
Son productos que desde el inicio apuntan a fortalecer la marca, como transmisora de alternativas que mejoran la realidad existente, que marcan una diferencia.
Éstos son productos que lograrán un consumo sostenido en el tiempo, a los que llamaremos productos “Tinelli”, ya que mantendrán su vigencia, se adaptarán a los cambios que los consumidores demanden, generando que sean pedidos sin necesidad de ser ofrecidos constantemente.
Tienen la característica de poseer un contenido que realmente satisfaga una necesidad existente o patente, con una calidad y adaptabilidad tal, que los hagan difíciles de reemplazar, más por lo que representan, que por sus características técnicas.

Cómo podemos apuntar a tener productos “Tinelli”?

A- Apuntando las inversiones de lanzamiento a crear una imagen de marca, y no solamente a estimular el consumo.
B- Aprendiendo a “leer” las exigencias y tendencias de mercado.
C- Procurando asociar el producto a sensaciones, experiencias o sentimientos, derivados de su consumo.
D- Promoviendo un constante análisis del producto.
E- Reconociendo que todo producto debe renovarse con el paso del tiempo, sin perder la identidad.
D- No olvidando que quien tiene la última palabra es el consumidor, y no siempre piensa, siente, o actúa como quienes crean el producto.
E- Determinando con el menor grado de error posible, el mercado meta que potencialmente acepte nuestro producto, que puede diferir diametralmente del mercado al cual se le ofrezca el mismo.

En fin, se trata de aprender de los errores y aciertos que tenemos en las narices.

Anuncios

About Lic. Jorge Asad Elías

Lic. en Administración, orientado durante toda su vida laboral a especializarse en ventas, negociación, comercialización, y liderazgo.

4 responses to “Quiero un producto “Fort” o un producto “Tinelli”?”

  1. Ale says :

    Excelente el titulo! muy marketinero!! YO agregaría que sumado a la marca es muy importante la calidad del producto en si! por mas que se invierta en marca si la calidad del producto, su desempeño, su rendiemiento, etc si no está a la altura de lo que espera el consumidor; por mas marca que se invierta no estaría asegurada la recompra.

  2. Lic. Jorge Asad Elías says :

    Seguramente la calidad es la que termina jugando el papel fundamental en el consumo definitivo de todo producto, junto a todos los componentes asociados a él.
    Este artículo apunta a la campaña inicial del momento del lanzamiento, a generar vínculos entre producto y consumidor.
    Las subjetividades sobre la utilidad, el precio, la calidad, etc, serán las que afirmen o no el camino del mismo al éxito.
    Gracias por comentar!

  3. Andres says :

    Con el mayor respeto la analogia no resulta muy acertada dado que es estan tomando dos “modelos” de productos de baja calidad (Fort-Tinelli).
    Si queremos componer buena musica no podemos basarnos en las metricas del regetton y la cumbia por el solo hecho de los beneficios economicos que producen estos generos musicales.
    Considero que es mejor aspirar a nivelar hacia arriba tanto en calidad como en nivel de ventas y no conformarnos en la escasez de alternativas, la opcion de lo menos malo y no asumir el riesgo de preparar mejores platos que las milanesas a caballo que seducen a las grandes masas.
    Asi como decia Borges al pueblo le gusta mas la forma y no tanto el fondo, pero sin ser sartreano, tambien como Sartre siempre se debe elegir y siempre hay un mal mayor y un mal menor.

    • Lic. Jorge Asad Elías says :

      Gracias por comentar!
      Particularmente, no es un artículo de valoración sobre la calidad del producto, sino sobre su estrategia de posicionamiento.
      La analogía no es producto “bueno no malo”, sino “fugaz o duradero”.
      Gracias de nuevo por visitar y comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: